Criofrecuencia: el tratamiento que promete resultados estéticos increíbles

La criofrecuencia se trata de un método de la medicina estética que poco a poco ha ido ganando popularidad, pues de manera no invasiva, logra darle a la piel del rostro y del cuerpo firmeza, combatiendo algunos problemas como la celulitis.

Es precisamente su efectividad y el hecho de no ser doloroso ni requerir “post operatorio”, lo que le ha permitido abrirse paso en el mundo de la medicina estética, siendo cada vez más solicitado por personas que buscan mejorar su apariencia de una manera rápida y eficiente.

Pero, ¿cómo funciona la criofrecuencia?

La criofrecuencia funciona a través de la generación de un shock térmico, esto, mediante la transmisión de frío, iniciando desde el cabezal de la dermis, lo cual genera un calentamiento localizado a nivel interno, en los tejidos. Esta combinación de temperatura fría y caliente, estimula la síntesis de las fibras de elastina y colágeno.

De esta manera, el resultado es nada más y nada menos, un efecto de lifting casi instantáneo que además es perdurable por largo tiempo. Se trata de la única tecnología capaz de combinar el calor-frío produciendo un efecto de tensado automático de la piel, que además de ser duradero no es invasivo.

¿En qué partes del cuerpo se puede aplicar la criofrecuencia?

Este tratamiento puede ser realizado a nivel corporal y facial:

A nivel corporal: para tratar la flacidez de los glúteos, piernas y muslos. También para tratar zonas como los brazos, el abdomen, la papada y el escote.

A nivel facial: el tratamiento se emplea para tratar las patas de gallo, arrugas en la frente y el contorno de los ojos, así como también las arrugas peribucales.

¿Cuáles son los resultados del tratamiento de criofrecuencia?

Tras ser aplicado durante ya un tiempo, se ha podido apreciar una serie de resultados estéticamente maravillosos los cuales te vamos a mostrar a continuación:

· Una notoria modelación del cuerpo, además de la evidente reducción del tamaño o volumen de las partes tratadas.

· Coadyuva a la eliminación del tejido graso a nivel subcutáneo.

· Mejora la circulación.

· Evidente tensado instantáneo de la piel en las zonas tratadas.

· Estimulación en el organismo para la producción de elastina y colágeno.

· Fortalece la estructura dérmica, para eliminar la celulitis.

Si te interesa hacerte un tratamiento de criofrecuencia podés cliquear en ver más y obtener información al respecto, así como ver testimonios de pacientes y establecer contacto en línea con los profesionales a cargo.

Ventajas de la criofrecuencia frente a otros tratamientos estéticos

· No requiere de extensas sesiones, además que son de baja frecuencia.

· No tienes que preocuparte por marcas o por cicatrices.

· No requerirás de hospitalización.

· Es un tratamiento rápido y fácil de aplicar.

· No sentirás nada de dolor.

· No es necesario establecer un tiempo de recuperación.

Sin dudas, la criofrecuencia es uno de los avances tecnológicos más populares en términos de tratamiento estético. Podés acceder a él en centros como Cimec, donde encontrarás atención personalizada, con el mayor profesionalismo y calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *