La pandemia ¿afecta a nuestras mascotas?

Para quienes amamos a nuestras mascotas, el confinamiento y la obligación de quedarse en casa, trajo una consecuencia positiva: la posibilidad de pasar más tiempo con nuestros fieles compañeros.

Este aspecto es quizá un cambio agradable para estos miembros de la familia, ya que pueden disfrutar de más tiempo con sus dueños; a diferencia de lo que ocurre en la vida diaria, donde se hace más difícil encontrar un tiempo para compartir todos los días.

Sin embargo, es importante detenerse a pensar cuál es la calidad del tiempo que les estamos brindando a nuestros amigos. Expertos en conducta animal aseguran que también ellos sufren ansiedad; y una de las razones principales por supuesto, tiene su origen en la clase de relación que tienen o mantienen con sus cuidadores.

Cuando estamos nerviosos, ansiosos o inquietos, los gatos y sobre todo los perros, lo notan. Este tipo de sensaciones se transforman en expresiones, que también los pone nerviosos y ansiosos a ellos. Las restricciones provocadas por el Covid-19 pueden generar nerviosismo, en relación a la falta de cuidados o recursos para asegurar la atención que nuestros amigos necesitan. Sin embargo, nada más alejado de la realidad, ya que todos los servicios que precisan estos fieles compañeros, están asegurados durante este periodo.

Todas estas prestaciones, brindadas por profesionales como los de Natural Life, son considerados servicios esenciales. En este sentido, no hay razón para sentirse alterado, por la posibilidad de no poder brindar todos los cuidados que las mascotas necesitan. Este sentimiento debe contagiar a nuestros compañeros, mostrándoles que se tiene el control de la situación.

En efecto, nuestras mascotas perciben y saben cuando algo no está bien en el hogar y su entorno; y suelen reaccionar ante ello. Por eso, es importante como medida fundamental, para evista su ansiedad, controlar la propia.

Transmitir confianza

Los expertos en conducta animal recomiendan cuidar la propia tranquilidad, como la mejor forma de evitar la ansiedad y los problemas en el ánimo de los animales. Los hábitos que ponemos en práctica en nuestro hogar deben de respetarse todo lo posible y evitar cambios bruscos en las costumbres y las rutinas.

Por ejemplo, si nuestros amigos acostumbraban a tomar un siesta, mientras trabajamos, debemos procurar mantener el mayor silencio y tranquilidad a esa hora; e incluso, acostarse con ellos para estimularlos a seguir con el mismo ritmo.

La alimentación es otro punto esencial, que debemos atender con minuciosa atención. Intentar realizar cambios en la marca o tipo de alimento balanceado en estas épocas, es seguramente una de las peores iniciativas. Más aún, porque como se ve al hacer clic aquí, la disponibilidad de las distintas clases de alimentos sigue siendo óptima durante este periodo.

Cómo darnos cuenta

Algunos de los síntomas más comunes para detectar si nuestro compañero está atravesando un período de angustia, son similares a los de los humanos: cambio de humor, manifestaciones diferentes a lo normal (como puede ser ladrar constantemente en el caso de los perros o rasguñar sin motivo aparente en los gatos) o hacer sus necesidades dentro de la casa. Todos estos son signos de alarma que debemos atender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *